Autores en ComicSquare: Rosana Balada

Rosana Balada (Barcelona, 1964) es una catalana licenciada en Ciencias Biológicas. Habiendo dedicado prácticamente toda su vida profesional a distintas facetas de la biología (últimamente más enfocada al mundo de la dietética y nutrición), no ha sido hasta hace un par de años que desempolvó su gran amor por el dibujo y la ilustración, afición relegada en favor de su función como madre y otras prioridades de la vida. Ha creado una web para dar a conocer sus dibujos, ha dado vida últimamente a la colección "Para matrícula de honor" para ComicSquare, y ha hecho algún que otro diseño para tiendas. Se define a si misma como una artista autodidacta, que pretende transmitir su fascinación por la vida y es admiradora rendida de los verdaderos dibujantes de cómics.

ComicSquare: ¿Qué significa para ti el mundo del cómic?
Rosana Balada: Para mí representa un modo más de expresarme, quizás la manera más libre y divertida, y lo disfruto muchísimo. Tanto, que me absorbo totalmente y salen cosas que no están previstas. Es mi manera particular de dar rienda suelta a la creatividad.
El mundo del cómic me conecta directamente con mi infancia, es cuando me pasaba horas en compañía de Anacleto y Doña Urraca. El cómic es un estilo que me entusiasma por su agilidad y versatilidad. El formato viñeta permite decir muchas cosas interesantes de una manera divertida, y muchas cosas divertidas de una manera interesante. Permite también dejar volar la imaginación hacia otros mundos de fantasía, o simplemente partirte de risa con un buen guion.

CSQ: ¿De dónde obtienes la fuente de tu inspiración, Rosana?
RB: En cuanto a la inspiración, tal como ilustro en una de mis tiras, suelo dejar que suceda simplemente. Me enfoco en la idea que quiero desarrollar y van surgiendo las situaciones y escenas sin poner demasiado esfuerzo. Luego sí que ya viene el cómo las dibujo y las plasmo gráficamente. La primera parte sería más de inspiración y la segunda de creatividad. Ambas tienen su qué. Su lado mágico.

CSQ: ¿Cómo fue tu primer acercamiento al cómic y la ilustración?
RB: Fueron al principio dos mundos distintos para mí, aunque los dos se desarrollaron de muy niña. En cuanto a los cómics, me aficioné un montón a lo que los de mi quinta llamábamos tebeos, y devoraba La pequeña Lulú, Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Carpanta… (antes no había tanta variedad, todos leíamos lo mismo y lo disfrutábamos como nadie, ¡eran geniales!). En cuanto a la ilustración, también de pequeñaja me pasaba las horas sacándole punta al lápiz y, aunque hay cómics buenísimos en los que el diálogo es lo que le da la gracia al tema y el grafismo es más sencillo, en mi caso la ilustración tiene un peso importante en la viñeta.

CSQ: En pocas palabras, ¿cómo definirías tus cómics de la colección “Para Matrícula de Honor”?
RB: Blancos. Vivos. Risueños. Alegres. Inspiradores. Sencillos. Inocentes en cierto modo.

CSQ: ¿Qué intentas transmitir con cada nuevo cómic?
RB: Motivación, buen rollo, alegría, diversión sin más.

CSQ: ¿Crees que las nuevas tecnologías acabarán “comiéndose” a los formatos tradicionales, físicos, en papel?
RB: No, rotundamente no; o eso espero, al menos. A los que somos también grandes amantes de los libros físicos, nos gusta el tacto, el olor y el sencillo gesto de pasar páginas y páginas. Creo que hay espacio de sobra como para que convivan los dos formatos (físico y digital) sin ningún problema. Todos tienen sus ventajas y sus seguidores. Y es lo que debería pasar en una sociedad inteligente: permitir la variedad y diversidad.

CSQ: ¿Ha habido algún cómic que te haya marcado personalmente?
RB: Pues en realidad no. No en el sentido de influenciarme en mi propio estilo. Pero sí que crecí con Esther y su mundo. Supongo que muchas adolescentes en los años 70 y 80 lo hicimos; tuvo una enorme difusión.

CSQ:  ¿Qué parte de tu personalidad vuelcas en tu obra artística?
RB: Estooo... Un poco... Bueno, bastante... Quiero decir un montón, en realidad [risas]. No puedo evitarlo. Y tampoco quiero. Soy tal cual me expreso. En realidad esta personalidad infantil y algo ingenua que muestran mis personajes es una parte de mí que procuro potenciar y no perder nunca. Dejarse sorprender por la vida tiene mucho encanto.

CSQ: ¿Hay algún libro o película que te encantaría adaptar a formato cómic?
RB: Uf, no lo había pensado antes. Pero así de pronto, se me ocurre que el libro de Eduardo Mendoza Sin noticias de Gurb sería muy adaptable al formato cómic. Me reí un montón con este libro.

CSQ: De todos los cómics que has publicado hasta ahora en ComicSquare, ¿cuál es tu favorito? ¿En cuál crees que has puesto más cariño y esmero?
RB: Cariño a todos por igual, pero quizás el primero me trae muy buenas sensaciones a la memoria por ser precisamente eso, el primero. Fue un experimento curioso; resultó de un intento de dar vida a mis dibujos.

CSQ: Tu obra en conjunto es tierna, inspiradora, cándida, llena de encanto, y en ella tienen un notable peso las figuras femeninas, a veces infantiles, otras maduras pero dulces. ¿De dónde surgen tus ideas y personajes? ¿Cómo es el proceso creativo?
RB: Simplemente me encuentro más cómoda dibujando figuras femeninas con cierto aire dulce, como tú dices. No está hecho con ninguna idea en concreto, es cuestión de estilo propio. Se ajustan más a la temática que intentan transmitir.

CSQ: ¿Has pensado alguna vez en trabajar a medias con otro artista?
RB: Es algo que no he hecho nunca. Podría ser una experiencia buena, aunque arriesgada. Creo que para hacer algo así a medias, la conexión entre las dos personas ha de ser especial, que haya un algo mágico entre ellas, un punto de entendimiento algo más profundo; si no, es posible que no encajen o no funcione el proyecto.

CSQ: ¿Qué crees que puede suponer de positivo la publicación de tu obra en ComicSquare?
RB: Pues sinceramente un montón de cosas positivas, pero todas derivadas de la oportunidad que ofrecéis a los que no somos conocidos de publicar nuestra obra y que llegue a muchas personas, que de otro modo sería inviable, y eso a su vez es como asomarse una ventana abierta a muchas posibilidades. Posibilidad de disfrutar con lo que uno hace, posibilidad de que los demás disfruten contigo, posibilidad de monetización por tu trabajo…

CSQ: ¿Habías publicado antes en formato digital tus cómics?
RB: No, nunca. Es una experiencia nueva y muy grata. Y por cierto que por la parte que os toca, el darme esta posibilidad es muy de agradecer.

CSQ: ¿Tienes algún autor/a de cómics favorito/a?
RB: Más que un autor favorito, me gusta un estilo determinado; no tanto los cómics de superhéroes, de aventuras y de ficción como los cómics que representan momentos y situaciones cotidianas de la vida vistos desde un punto de vista cómico y/o alternativo, como Mafalda. Su singular manera de ver el mundo y de expresarlo es simplemente genial.

CSQ: Durante un día normal de trabajo, ¿cuál es tu mejor momento?
RB: Para dibujar o escribir, las primeras horas de la mañana son especialmente frescas, y es más fácil que lleguen ideas porque uno no está sobrecargado todavía con los problemas y mil cuestiones a resolver que surgen a lo largo del día. La mente está más despejada.

CSQ: ¿Existe alguna relación entre el feminismo y tu obra?
RB: Decididamente no. Si bien es cierto que hay un cómic dedicado a la mujer y en el que salen algunos tópicos sobre el tema, no los considero para nada feministas. Quizá pueda parecerlo porque los temas que toco suelen estar más desarrollados en la parte femenina de cada persona que en la masculina. Pero no son reivindicativos en el aspecto que me preguntas. Si algo hay de reivindicativo, es el desear que esa parte más intuitiva y menos racional de las personas sea tomada más en cuenta. Que enfaticemos más nuestra parte emotiva (que la analítica ya la tenemos demasiado desarrollada).

CSQ: ¿Crees que las mujeres son poco visibles en el mundo del cómic? ¿Es el cómic un mundo de hombres y para hombres?
RB: Si bien las mujeres dentro del mundo de la viñeta puede que tengan todavía una presencia minoritaria, van abriéndose paso en este mundillo cada vez más, como ha ocurrido con otras profesiones en un principio claramente dominadas por los hombres.

CSQ: Háblanos de alguna autora de cómics que te encante y te sirva de inspiración.
RB: Maitena es brutal. Divertida como pocas, tiene una manera de escribir y dibujar que la hace súpercercana. Describe el mundo femenino de un modo tan ocurrente que no puedes por menos que sentirte identificada de una manera tan cómica que es como si te estuvieses riendo de ti misma. Y es que las hay con verdadero arte.